STORY TELLING


Mi madre desde joven sintió pasión por el arte, arte que mostró en sus pinturas y su esfuerzo constante por mejorar
Y ese esfuerzo llevó a que en 1980 realizara su sueño: crear marcos sin puntas en las esquinas. A partir de ello, creamos una empresa, con la misión de ofrecer una enmarcación innovadora. Una empresa en la que se ofrecen marcos y montajes adecuados para cada obra y mostrando la personalidad de cada cliente. Una empresa en la que se refleja el objetivo del marco: conservar y proteger las obras que cubren. Y esa empresa se llama SAIRA, que era como mi madre firmaba sus óleos.
Tras 40 años la empresa sigue siendo familiar, mi marido, mi hija y yo seguimos llevando a cabo, con la misma pasión de siempre, los proyectos y retos que se nos plantean cada día.